Nuestros 20 consejos imprescindibles para preparar la maleta

Independientemente de si viajas solo, con amigos o toda la familia, hacer la maleta y lograr cerrarla puede convertirse en una actividad de riesgo. Pero no te preocupes, con estos 20 consejos probados y ultraprobados por los miembros del equipo de DELSEY en sus propios viajes no te olvidarás de nada. ¿Estás preparado para descubrirlos?

Enviar a un amigo

Comprueba el tamaño y el peso de las maletas de cabina y en bodega autorizados por tu compañía aérea. Con esta herramienta podrás consultar el tamaño aceptado para las maletas de cabina por tu compañía área: pincha aquí. Aquí encontrarás las normas de la mayoría de compañías áreas.
 

Haz una lista de todo lo que necesitas llevarte en cada viaje. Podrás volver a utilizarla cada año y actualizarla según el destino o las actividades previstas. Vete tachando cada elemento para asegurarte de que no te olvidas nada. También puedes hacer una lista por mochila, botiquín, neceser, maleta de cabina, maleta para facturar... Y si te apasionan las listas, puedes preparar una para cada estación del año.

Compra miniaturas de tus productos de belleza favoritos para ahorrar espacio y respetar las normas aéreas de las maletas de cabina. Cada vez más marcas de belleza proponen estos miniproductos y resultan de lo más prácticos para escapadas de dos días o viajes de una semana. El truco de DELSEY: guarda las muestras gratuitas para tus vacaciones o utiliza los botes de DELSEY y rellénalos con tus productos favoritos.

¿Y si en lugar de una lista utilizaras post-it? Escribe el nombre de cada artículo en un post-it, pégalo en la maleta y vete despegándolo a medida que vayas llenándola.
 

Gana el triple de espacio en tu maleta con las fundas al vacío de DELSEY. Resultan ideales para las prendas que no se arrugan mucho, como la ropa interior o los jerséis. Además, no necesitas aspirador: basta con introducir las prendas en la funda y enrollarla para extraer el aire.

No olvides bolsas para la ropa sucia, otra para los bañadores mojados... o incluso para los zapatos.
 

Coloca los artículos que vayas a necesitar nada más llegar en la parte superior o el bolsillo delantero. Las maletas, generalmente las blandas, suelen incluir un bolsillo delantero para tener siempre a mano los artículos básicos para el viaje, sin necesidad de abrir toda la maleta.

Llévate únicamente lo necesario y olvida los "por si acaso". Te recomendamos que selecciones la ropa que quieras llevarte y que quites una tercera parte. Lleva más partes de arriba que de abajo, y prepara la ropa que te pondrás cada día.

Enrolla los artículos para evitar las arrugas. Entre nosotros, lo llamamos la técnica del "maki". Lo mejor es superponer varias prendas y enrollarlas para evitar las arrugas al máximo.
 

Deja un cuarto de la maleta libre para cerrarla más cómodamente y poder traerte algunos recuerdos a la vuelta. También puedes llevarte una bolsa para la compra plegable.

Guarda todos los cables en una única funda, al igual que tu ordenador, cámara y demás dispositivos electrónicos. Así, podrás localizarlos rápidamente en la maleta de cabina y no perderás tiempo en el control de seguridad.
 

Ten siempre listo un botiquín para todos tus viajes. ¿Tú también tiendes a llevar siempre las mismas medicinas? No olvides comprobar de vez en cuando que no están caducadas.

Si te desplazas en avión, opta por una maleta ultraligera. Así, te entrarán más cosas y no superarás el peso máximo autorizado por tu compañía aérea. Echa un vistazo a nuestras maletas ultraligeras.
 

¡No olvides comprobar el tiempo del lugar de destino antes de cada viaje! Un impermeable o un poco más de ropa ligera no pesan nada y podrían resultarte de gran utilidad.

Elije una maleta con compartimentos interiores optimizados. Organízate mejor con fundas de colores diferentes. ¡Este año, te llevas el premio a la mejor organización!
 

A nadie le gustan las maletas que desprenden un olor desagradable al abrirlas... Soluciónalo llevando en tu maleta una bolsita de lavanda seca o un jabón perfumado. Si quieres una maleta impoluta, elige una con forro extraíble y apto para la lavadora como SEGUR 2.0. Al volver de vacaciones, lava el forro a máquina a 30°C, ¡y listo! El interior de tu maleta quedará como los chorros del oro.

Coloca los objetos que más pesen en la parte inferior de la maleta. Así, será mucho más estable.
Para evitar posibles fugas en los productos de belleza, retira el tapón o la tapadera, pega papel transparente con cinta adhesiva y vuelve a cerrarlos.
 

Si viajas en avión y no quieres preocuparte por si se retrasa tu maleta al llegar, no olvides indicar tu dirección de destino en el portadirecciones. También puedes pegar una tarjeta de visita en tu maleta. Si viajas con otra persona, guarda algunas prendas en su maleta. Así, si la tuya se retrasa o extravía, no tendrás que correr a comprarte ropa de emergencia.

Coloca las toallas de playa al final para que sujeten el resto de artículos.