MARGATE: LA PERLA DE LA COSTA INGLESA

Nada más bajar del tren, Margate nos recibe con playas, bikinis, minifaldas... ¡y tan solo 12 grados de temperatura! Estamos en la costa de Inglaterra, no cabe duda.

Enviar a un amigo

PREPARANDO EL TERRENO

El aroma a fish & chips se funde con el yodo del mar, pero se aleja a medida que nos adentramos en las callejuelas del casco antiguo. A bordo de un flamante Nissan Figaro recorremos la ciudad para contemplar las casas victorianas, algunas con sus característicos ladrillos, y paseamos a orillas del mar, desde el centro hasta Botany Bay. Allí, la primavera significa sumergirse en agua helada, degustar ostras en los mercados del puerto y pasar el tiempo entre museos y compras vintage.

NUESTROS LUGARES FAVORITOS

The Grain Grocer

La meca hípster de Margate es este local, una mezcla entre tienda delicatessen y cafetería, bañada por una luz agradable de arriba abajo. Dos chicas con minifalda y colorete rosa (inconfundiblemente británicas), escudriñan todos los rincones de la tienda para dar con los mejores ingredientes para el lunch o el smoothie perfectos. Los profesores acuden aquí para tumbarse y devorar libros con la clásica cup of tea o un poco de granola bio.

95-97 Northdown Road
€€

Roost

Roost es el lugar ideal para cenar con unas vistas espectaculares. Este restaurante se encuentra detrás de la albufera, de la cual únicamente queda su emblemático faro que domina sobre el mar. Las paredes de piedra y el suelo rústico preservan su autenticidad. Nada más entrar, empezamos a salivar por el exquisito aroma a pollo asado. Todo es muy de estar por casa y lo importante es compartir: nuestro trozo favorito, un cuarto, medio o el ave entera, para los más carnívoros. La fusión con los autóctonos resulta muy natural. Aquí suelen acudir familias de la zona, sobre todo para cenar. ¡Imposible perdérselo! 19 Cliff Terrace
Shell Grotto

Nunca habíamos visto nada igual y nos ha dejado anonadados. En la parte trasera de una tienda de marisco alejada del centro y del mar, descubrimos un pasadizo subterráneo completamente repleto de conchas, todas dispuestas formando una cueva. Este mosaico de 4,6 millones de conchas lleva intacto desde 1835. La luz natural se filtra por las rendijas. La experiencia es sorprendente y el desplazamiento merece la pena, sobre todo en familia.

Grotto hill
€€

The Reading Rooms

Esta encantadora casita victoriana se transforma en el templo de la perfección nada más abrir sus puertas. Louise y Liam tienen ese algo que nos encanta de los ingleses, estilo, clase y cientos y cientos de historias que contar. Liam, que creció en Florencia, ha decorado este Bed & Breakfast con destreza, con las paredes despejadas y un suelo que cruje a nuestro paso. Cada planta alberga una única habitación: ¡todo un lujo! La buhardilla está repleta de luz y ofrece una vista inolvidable a la ciudad, sus tejados y Hawley Square. El baño XXL nos hace sentir como Cleopatra, donde nos embadurnamos de aceite de rosas con una agradable melodía. El desayuno se sirve en la habitación, todo es tan chic, tan perfectly nice.

31 Hawley Square
€€€
Lifeboat

Durante las noches de verano, la terraza de este pub típico se abarrota. Se trata del lugar más auténtico y a la moda del lugar, además del sitio perfecto para escuchar jazz en directo con una pinta de la mano. El local sigue como antaño y preserva su encanto histórico con la decoración marinera colgando del techo, sus cervezas artesanales y sus fieles, pegados a la barra del bar, que narran con un acento típico las anécdotas de la zona. Las cervezas están bautizadas con nombres muy dispares, como Elvis Juice, Hammer o Deadpony. ¡Las risas están aseguradas! God save the Queen!

1 Market street

Y si quieres preparar bien tu maleta y tu viaje...

¿Te han gustado nuestros consejos? ¡Suscríbete a nuestro boletín para recibir más!