Hebdomania, fotógrafo insider

Hebdomania, cuyo verdadero nombre es Thibault Charpentier, es fotógrafo y recorre el mundo todo el año o casi, en busca de lugares insólitos… Unas fotos de insider en unos lugares totalmente diferentes de los destinos habituales. El equipo DELSEY se reunió con él en París mientras preparaba su primer viaje con su PLUGGAGE con destino a Java y Bali.

Enviar a un amigo

"¿Los momentos en los que desconecto? ¡Cuando viajo en avión! "

¿Te importaría presentarte? 

Me llamo Thibault Charpentier y tengo 32 años. Nací en Nevers y estudié arte. Viví en París durante varios años, en Château Landon. Dejé mi apartamento en junio para viajar más. Antes viajaba más los fines de semana, ahora también realizo viajes profesionales y viajes de prensa. Así que me marché a recorrer Montréal y, poco a poco se transformó en una vuelta al mundo para ir a ver a los amigos. De Montréal a Nueva York pasando por México, luego Seattle y San Francisco y después me marché a Australia. De allí pasé a Bali y me gustó tanto que voy a volver dentro de unos días. Ahora hace 2 años y medio que soy fotógrafo 100% freelance.

¿Por qué escogiste Hebdomania como pseudónimo, qué significado se oculta tras este nombre?

Estaba buscando un pseudónimo para mi primera página web. La fotografía es una pasión de todos los días, pero dailymania no funcionaba muy bien. Así que pensé en heddomania por hebdomadario.

¿Y cómo descubriste tu pasión por la fotografía?

Aprendí fotografía yo solo. Soy autodidacta. Mi primera cámara fotográfica era muy pequeña y tenía 2 millones de píxeles. La llevaba siempre conmigo, en una época en la que no existían los smartphones. Y todo resultó casi espontáneo… Un poco de práctica todos los días y entonces tu mirada comprende mejor la composición de una fotografía y también te enriqueces con influencias externas.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración?

La arquitectura de interiores y el viaje para realizar guías de viaje, para revistas, oficinas de turismo y hoteles. Tengo una cierta dificultad con el aspecto humano en la fotografía, ya que en la fotografía hay que lidiar con la gente.

¿Qué te encanta hacer?

¡Me encanta comer! Conozco mil restaurantes fantásticos en París. Mis pecados veniales: un buen croissant de Blé sucré, una pita de buey bourguignon de Miznon… La morcilla negra de Bouillon Pigalle, es la mejor que he comido en mi vida. Me encantan los jardines de los Invernaderos de Auteuil, el paseo plantado, pasear por el barrio del Marais o por el distrito 18, el Carré Saint Martin.