¿Cómo preparar bien la maleta para un viaje?

Hay días en los que nos levantamos con ese profundo deseo de escapar, de hacer las maletas para viajar al fin del mundo... ¡O simplemente al país vecino! Entonces, nos acordamos de que estamos viviendo en una época especial y que solo podemos rozar con la punta de los dedos ese deseo de escapar. ¡No importa! No hace falta esperar a que pueda volver a viajar lejos para saber cómo hacer la maleta para un viaje.

Enviar a un amigo
No se preocupe, no vamos a decirle cuántos pantalones cortos o pares de calcetines tiene que meter en la maleta para sus próximas vacaciones o para su próximo viaje. Todo depende, por supuesto, de su viaje, de sus gustos y, sobre todo, de sus hábitos de vestir. Lo que sí podemos decirle es que podemos brindarle una pequeña ayuda sobre cómo preparar la maleta para un viaje, cómo organizarla para que no se olvides de nada ni lleve nada superfluo.

No le vamos a mentir, ¡esta parte requiere un poco de anticipación! Podría plantearse preparar una lista en el teléfono para compartirla con las personas que viajen con usted. Así, todo el mundo puede añadir lo que quiera.

Anticiparse y combinar los conjuntos



Para elegir lo que va a poner en la maleta, debe planificar sus conjuntos con antelación. Solo tiene que tener primero en cuenta la meteorología del país o la región de su destino, antes de pensar en sus días allí y en sus diferentes necesidades. Por ejemplo, ¿es un clima más bien húmedo que probablemente requiera dos camisetas diarias? ¿El tiempo es mucho más fresco por la noche y le obliga a llevar algo de lana?

En cualquier caso, ¡planee un guardarropa que resulte fácil de combinar! Evite llenar la maleta de pantalones o camisas que no peguen con nada. Y en su lugar opte por hacer combinaciones cuya parte de abajo pegue fácilmente con dos o tres camisetas/jerséis. Si quiere que su maleta sea lo más ligera posible, opte por vestidos y monos en lugar de conjuntos.

Lo más importante es que escoja la ropa con la que se sienta bien, evitando la que está en lo alto del armario y que hace años que no se pone. Ir a lo seguro con lo básico, es la garantía de llevar todo lo que va a meter en la maleta.

"Preparar una maleta para un viaje es básicamente una cuestión de seleccionar cuidadosamente sus efectos personales"..

Razonar las cantidades



El pequeño truco es añadir siempre una cantidad extra a la inicialmente prevista. Así, si te va por siete días y se lleva siete pares de calcetines, llévese uno más, que es simplemente el ""por si acaso, nunca se sabe"". En cuanto a los zapatos, no tiene sentido llevar un montón, todos acabamos por ponernos siempre los mismos dos o tres pares. Por ejemplo, un par de zapatillas clásicas para cualquier uso y un par de sandalias abiertas deberían cubrir la mayoría de sus necesidades si viaja a un país cálido.

Tanto las joyas como el maquillaje, son pequeñas cosas que pueden abarrotar rápidamente la maleta. Entre las joyas, que se pierden más fácilmente en vacaciones, y el maquillaje, que se usa mucho menos, ¡lo mejor es llevar solo lo imprescindible!

También puede imaginarse cómo sería uno de sus días típicos, para poder elegir exactamente lo que va a necesitar. Eso evitará que se olvide la ropa y los artículos esenciales como el desmaquillante, el pijama o incluso la crema solar.
En resumen:

1) Planifique la ropa que se vaya a poner día a día, en función del clima y de sus actividades in situ.

2) Prepare un guardarropa que ofrezca varias combinaciones entre sí y que incluya una mayoría de básicos.

3) ¡No olvide repasar cada una de sus jornadas típicas para no olvidarse de nada en la maleta!