PREPARANDO EL TERRENO

El aroma a fish & chips se funde con el yodo del mar, pero se aleja a medida que nos adentramos en las callejuelas del casco antiguo. A bordo de un flamante Nissan Figaro recorremos la ciudad para contemplar las casas victorianas, algunas con sus caracterĂ­sticos ladrillos, y paseamos a orillas del mar, desde el centro hasta Botany Bay. AllĂ­, la primavera significa sumergirse en agua helada, degustar ostras en los mercados del puerto y pasar el tiempo entre museos y compras vintage.