1 PAÍS, 3 CIUDADES: DESCUBRA ESPAÑA

Déjese transportar por ese gran libro de historia al aire libre que es España. Su turismo cultural es garantía de un maravilloso viaje en el tiempo.

Enviar a un amigo

PREPARAR EL TERRENO

España está llena de lugares atípicos y emplazamientos históricos; 44 de ellos están clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y la cultura morisca domina con majestuosidad. Este paraíso cultural se ha convertido en el segundo destino turístico del mundo, solo precedido por Francia. La animación nocturna, que no solo valoran los turistas sino todas las generaciones del país, es clave en la costumbre española de hacer vida en la calle. DELSEY PARIS le invita a descubrir tres ciudades de España, ese país que se acuesta tarde y se levanta temprano, disfrutando luego de esa gran pausa a la hora de comer, imprescindible desde hace casi cuarenta años.

3 CIUDADES

MADRID: ciudad central de la cultura española

Si llega desde la estación de Atocha, que no le sorprenda aparecer en un jardín botánico. Allí se plantaron más de 4000 árboles que hacen las delicias de 100 millones de viajeros anuales.

La ciudad real alberga grandes tesoros y cuenta con dos de los mejores equipos de fútbol del mundo, así como con una de las mayores pinacotecas: en el Museo del Prado podrá (re)descubrir las obras de pintores como Velázquez, Goya, El Greco, entre muchos otros.

Después, súbase a una de las muchas barcas azules del Parque del Retiro o simplemente disfrute del mismo para pasear, leer o practicar yoga. Es posible que mientras prueba una de las especialidades locales (el “bocata” de calamares fritos), los madrileños le aborden para hablar con usted. Allí la gente es abierta y de conversación fácil: ¡de ahí el encanto y la autenticidad de esta ciudad!

BARCELONA: la ciudad cosmopolita

Ciudad emblemática del Mediterráneo desde la Antigüedad, Barcelona recibe siete millones de turistas anuales que la visitan para descubrir la belleza de sus edificios y sus parques. Los propios habitantes siguen maravillándose, por ejemplo, ante la Sagrada Familia, uno de los monumentos más visitados del país, aún en construcción desde 1882. Antoni Gaudí, arquitecto de esta basílica colosal, el parque Güell o incluso la Casa Batlló, ha marcado a perdurablemente la ciudad con su lenguaje arquitectónico único.

Continúe su visita paseando por La Rambla, una larga avenida representativa que atraviesa el corazón de la metrópolis hasta el borde del mar. También podrá contemplar una panorámica de la ciudad desde la montaña de Montjuic, qui alberga el Museo Nacional de Arte de Cataluña y el Jardín Botánico de Barcelona.

Sobre todo, no se pierda una de las numerosas “festes majors” que organiza cada barrio con su propio ambiente. Nada mejor para descubrir la cultura catalana que mezclarse con la gente en sus fiestas de barrio acogedoras y populares.
SEVILLA: capital de Andalucía

A dos horas en tren de la capital, adéntrese en la ciudad más romántica de España, con un increíble pasado morisco que atrae a unos dos millones de turistas anuales. Sevilla enamora sobre todo por el placer de deambular y perderse por sus callejuelas adornadas con azulejos, que contrastan con las inmaculadas banderas tendidas en lo alto para ofrecer algo de sombra a habitantes y turistas por igual.

Visite las Setas de Sevilla, lugar de encuentro y centro urbano contemporáneo, y, después, la Plaza de España, que, aparte de ser la obra principal de la Exposición Iberoamericana constituye, ante todo, un orgullo para toda la nación.

Sin embargo, si tuviera que escoger un único momento imprescindible en esta ciudad de mil ambientes, sería el de los tablaos, cafés-concierto donde se canta y se baila flamenco.

“Sevilla tiene una cosa que solo tiene Sevilla”, y, para descubrirla, hay que atreverse a visitarla al menos una vez en la vida.